jueves, 25 de abril de 2013

Unas coplas del terruño


"Ragudo no es Ragudo 
que es un segundo Madrid
¡quien ha visto
 por Ragudo
pasar el ferrocarril!"


"Las Masías de Ragudo
lo mejor de Castellón
tiene vía
autovía
y campo de aviación"

Vicente Górriz Cortés, El Gato


jueves, 11 de abril de 2013

Paneles informativos de "Frente de Viver". Precisiones y argumentos





  Este blog nace, entre otras cosas, como instrumento para dar cabida a algunas reflexiones personales a cerca de la evolución del tema de la memoria histórica en Viver, pequeños aspectos sobre la interpretación de la historia local y, en concreto, sobre la historia, más local todavía si cabe, de la pedanía de Ragudo. Y es que, como ciudadano en parte estudioso del tema de la historia local, quiero dar mi opinión personal sobre algunas interpretaciones que se pueden implantar como historia oficial y pública. Son aspectos en los que -y a pesar de poder ser considerados simples detalles, desde fuera- creo que -como ya he dicho, como estudioso en parte de la historia local, y también como viverense y ragudero de origen, en parte conocedor de nuestra geografía- puedo aportar algunos datos que creo que pueden ser esclarecedores. Algunos datos publicados sobre nuestra historia local, han causado en mí cierta confrontación con conceptos que creía tener bastante asentados. Estos conceptos, relacionados con la evolución del frente de guerra en nuestra localidad que, como he indicado, podrán parecer anecdóticos desde fuera, en mí, causan cierto desasosiego y me lleva a tratar de esclarecerlos ofreciendo ¿cómo no? mis argumentos. Sin ánimo de buscar una confrontación, sí que pretendo darlos a conocer, aceptando argumentos diferentes que me lleven a un nuevo conocimiento y a salir de mi error si así fuese y se me demostrase. Habrá quien pueda entender mi actitud como una provocación o una búsqueda de la confrontación, pero no es así, simplemente, es un tema que me causa  cierta desazón, o, como se suele decir, "me pica" y creo que esta herramienta del blog puede ser adecuada para dar a conocer las tesis propias con sus argumentos y llegar a conocer, tal vez, otras ajenas con sus argumentos también. Con las posibilidades que da por ejemplo de emplear el vídeo, o de realizar oportunas correcciones, sin el sometimiento a una imprenta o a una editorial, evidentemente, el blog es una herramienta a tener en cuenta.
   En definitiva, con las facilidades que existen en la actualidad ofrecidas por las nuevas tecnologías para dar pública opinión, me he decidido a dar un paso más y, cuando estamos ya en la época del whatsapp, crear este blog.

   Quiero comenzar realizando  algunas objeciones al texto publicado por el Ayuntamiento de Viver, en uno de los paneles informativos que hay situados en las Cuestas de Ragudo, del proyecto Frente de Viver, concretamente me remito al títulado: CARRETERA NACIONAL. PUNTO ESTRATÉGICO.

Panel informativo del proyecto turístico y cultural Frente de Viver
                           
  Elemento principal de la "controversia": supuesta ocupación por las tropas fascistas de la Masada del Sordo el día 17 de julio de 1938.

Detalle del panel informativo: "...el día 17...La División XXIII de Marzo , ocupó la Masada del Sordo, ya en Ragudo".

Según mi  opinión, el CTV no ocupó la Masada del Sordo el día 17 de julio de 1938 sino el día 19.
¿En qué baso esta afirmación?
Argumentos:

  En primer lugar, varios relatos de vecinos de Ragudo narran cómo el mando republicano habilitó un tren, que podría ser considerado especial, para efectuar la evacuación. Sería un tren "especial" en el sentido más amplio de la palabra, tanto porque la proximidad cada vez mayor del frente de guerra debía haber reducido  ya el transporte por ferrocarril a lo imprescindible -por su indefensión ante los ataques aéreos o de la artillería-, como por la especial descripción que del mismo hacen quienes lo ocuparon. Un tren cuyos vagones no eran de pasajeros,  ni siquera de ganado o de mercancías como los que después utilizarían los nazis para transportar a los judíos, sino vagones al descubierto, sin techo de ningún tipo, con la plataforma "monda y lironda", como se suele decir. Es probable que tal penuria se debiese a la carencia de otros medios pero también es posible que, tal vez,  pudo ser una medida premeditada con una intención disuasoria hacia los bombardeos enemigos -el poder comprobar que el objeto de transporte, visible, no era otra cosa que personal civil indefenso sin ningún valor estratégico militar, podría haber evitado el bombardeo- aunque como parece ser y según muestra el testimonmio de Marina Morte recopilado en parte en este blog, no lo consiguió y sí fueron bombardeados, aunque por suerte parece que sin ser alcanzados. Así pues, subidos arriba de este "artefacto", un número indeterminado de personas  efectuó la evacuación de Ragudo, desde la estación de Masadas Blancas, con destino a Valencia.
   Los testimonios de los vecinos de Caudiel, según el cronista Teodoro López Díaz, también describen de la misma manera a aquel tren, con los "vagones al descubierto", en el que montaron un gran número de pasajeros con  destino a Valencia, aportando la fecha del día 18.
  La distancia por ferrocarril entre las estaciones de Masadas Blancas y Caudiel puede rondar los 10 Km, por lo tanto, lo normal es que -aún siendo los trenes en aquella época mucho más lentos que en la actualidad y a pesar de la situación anómala de la guerra (que podía hacer que el tren tuviese que ir más lentamente por una vía en malas condiciones, o que, por el contrario, intentase realizar el recorrido más velozmente, de ser posible, para evitar ser localizados por el enemigo) y la "carga" especial, la cual, ésta sí, ralentizaría el trayecto- éste se recorriese en menos de una hora. Por lo tanto si damos por buena la fecha de la evacuación de Caudiel por tren el día 18, también hay que darla para Ragudo.
  Me parece bastante razonable pensar que el tren al que hacen referencia los testimonios de Ragudo y de Caudiel tuvo que ser el mismo,  un tren único y especialmente fletado para efectuar la operación de la evacuación. Desconociendo si pudo iniciar su recorrido desde la estación de Torás por carecer de testimonios, sí al menos es seguro que realizó el trayecto Masadas Blancas, Caudiel, Jérica, Navajas, Segorbe, etc hasta alcanzar Valencia. (Según el testimonio de Marina Morte -2013-: fue "un solo tren y salió de Masadas Blancas", con lo que parece descartarse la posibilidad de que el origen fuese la estación de Torás-Bejís).
  Con lo cual, si, como parece, el tren especial con el que se efectuó la evacuación a Valencia, partió de Masadas Blancas el día 18, los fascistas todavía no habían podido llegar allí, y mucho menos el día 17 a la Masada del Sordo, más alejada del frente*.

*En mi  libro Resistir es vencer. El frente de Viver en la  Guerra Civil española hago referencia a la evacuación de Viver y Ragudo (pág.16) así como Teodoro López Díaz en el capítulo titulado "Caudiel, crónica del frente de guerra en el avance hacia Valencia" del libro La guerra civil en el Alto Palancia (pág.133) hace referencia a la evacuación de Caudiel.

video 
Testimonio de Marina Morte Navarro sobre la evacuación, recogido en 2006.

                                          

      Resistir es vencer. El frente de Viver en la Guerra Civil española.


  
 La guerra civil en el Alto Palancia.


 En segundo lugar, en el siguiente detalle de un mapa franquista, queda  reflejada la ocupación de todas las masías de Ragudo el día 19.

Detalle de mapa franquista representando el avance del día 19 de julio en el frente de Viver.

 Elementos esclarecedores de este mapa. Análisis:

  1. El mapa, franquista, muestra  un detalle importante: la ocupación de Ragudo: Masadas Blancas, Masías de Parrela, "El Cuadrón", "la Ermita" y también, y este es el detalle importante, un lugar llamado la Casa del Sordo. Este lugar está en el término de Barracas y ¿cuál es su importancia? Que puede haber dado lugar a una confusión con la Masada del Sordo, en Ragudo, que en este plano por ejemplo no está indicada.  
   2. El mapa refleja que la fecha de ocupación del terreno arriba señalado es el día 19/7 y no el día 17.

    La conclusión es sencilla: las tropas rebeldes no ocuparon Ragudo -ni parcial ni totalmente- el día 17 de julio de 1938, como queda mal reflejado en el panel informativo;  la evacuación de Ragudo tuvo lugar el día 18 y el día 19 llegaron los fascistas.

  Probable origen del error: similar denominación de diferentes lugares geográficos, muy común en nuestra comarca.
   Explicación: La pedanía de Ragudo está formada por cinco agrupaciones de casas principales, también llamados barrios, a la sazón: el Barrio de Parrela, el Barrio de Sainera, el Barrio del Molino, Masadas Blancas y la Masada del Sordo, todas ellas existentes en la época de la guerra civil. Todas estas agrupaciones de casas están en el término de Viver y las conozco muy bien. Sin embargo, en el término de Barracas, cerca del límite con el de Viver existe, como muestra el plano que he adjuntado arriba, otro lugar llamado la Casa del Sordo. La repetición de lugares geográficos distintos  llamados con el mismo nombre o similar es muy frecuente, por lo tanto, no es de extrañar la confusión. Es posible que la Casa del Sordo de Barracas sí que fuese alcanzada por las tropas sublevadas el día 17, puesto que -y aún a pesar de que, según se ve en el plano franquista de arriba, dicho punto no fue alcanzado hasta el avance posterior del día 19-  son frecuentes los planos que, aún siendo elaborados por Unidades del mismo bando, interpretan las posiciones alcanzadas con una variación de unos cientos de metros, y este podría ser el caso que nos ocupa. 
  Tal vez, el autor o autores del cartel han podido haberse basado, para llegar a su conclusión, en una fuente distinta a la mía - incluso que fuese franquista también como la mía- que indique que la Casa del Sordo (Barracas) fue alcanzada el día 17. En cualquier caso, el error cometido por una de las dos  fuentes, mi fuente o la otra, respecto a la realidad objetiva aún desconociendo cuál fue ésta, sería un error insignificante de un centenar de metros y estaría subsanado en un margen cronológico de 48 horas, en un terreno sin ningún valor ni estratégico militarmente ni humano, por ser una zona deshabitada. En cambio, errar en la fecha de ocupación por los franquistas de una población asentada, la de Ragudo o la Masada del Sordo en concreto, creo que debe considerarse menos a la ligera, puesto que es un dato importante en su historia, una historia que sin ser la de una población con ayuntamiento propio merece rigor, y es la historia también de Viver, pudiendo ser considerado dicho error casi una falta rayana a la de respeto, en cuanto a que en otras poblaciones este dato de la fecha de la ocupación es siempre algo con lo que los historiadores o quienes tratamos la historia procuramos tener mucho cuidado.

   No tratar con rigor el tema de la historia de la guerra civil en Ragudo -un tema sensible como lo es en cualquier otra parte- es pasar por alto un trozo significativo de la historia de una población que, en aquellos momentos, solamente en Masadas Blancas, agrupación de casas que no es la mayor ni la menor, contaba con unas 60 personas (según el testimonio de Vicente Morte Navarro, ya fallecido, quien, repasando uno a uno, alcanzaba una lista de 40 muchachos que vivían en las casas de Masadas Blancas, antes de la guerra). Aplicando una elemental regla de tres, en el conjunto de Ragudo (cinco agrupaciones de casas) se podrían calcular, por lo tanto, unas 200 o 300 personas fácilmente, es decir, un número de personas similar o mayor del que en la actualidad cuentan poblaciones como Pina de Montalgrao, Teresa, Torás, Benafer o El Toro... No sería descabellada esta cifra para aquellos años, la cuenta es clara: 60x5=300. Existiendo testimonios por lo tanto de cómo fueron aquellas jornadas de la evacuación y de la llegada del frente, por otra parte, vividas tan intensamente por las personas de Ragudo, como lo fueron por cualquiera de las poblaciones y de los habitantes del resto de localidades de nuestra comarca, creo que no están de más estas líneas con intención aclaratoria.